Ser joven en la cárcel

en tiempos de cuarentena

 Una entrevista a Julián Romero 

por Nahuel Faedo

Julián Romero tiene 26 años, es de Almagro y está detenido en la Unidad 2 de Sierra Chica. Su causa está caratulada como tentativa de homicidio y tiene que cumplir con una condena de 4 años. Estuvo 6 meses en la cárcel de Dolores hasta que le dieron la prisión domiciliaria. Producto de que no la cumplió, lo volvieron a detener.

 

En líneas generales, ¿cómo son los días dentro de la cárcel? ¿Cómo te sentís?

Es un garrón quedar detenido. Al principio estás en una alcaldía, sin tele, radio, DVD, ni nada. Los primeros días son muy complicados. Caés que vas a quedar en cana, y es un garrón la verdad. Y cuando estás acá, la verdad que no la pasás bien, la comida es muy mala. Si tu familia no te trae comida, olvidate. Te dan un guiso de arroz que ni alcanza para todas las celdas y que es realmente un asco.

Ahora que pasó el tiempo, ya me siento bien. Y con todo esto del coronavirus, como puedo cocinar algo para comer con mis compañeros de celda o con cualquiera que yo tenga ganas, la paso dentro del todo bien. Por suerte, ya que ahora no hay visitas, legalizaron los teléfonos para hacer videollamadas, usar WhatsApp, o alguna red social. Así nos podemos comunicar con nuestros familiares. Igual, ya era hora. En 2017 se incautaron más de 50.000 celulares y los presos en cárceles bonaerenses creo que somos como 53.000. Acá corren los celulares. Ya era hora de que los habiliten.

 

Con todo el tema del coronavirus, ¿cómo se vive la situación dentro del penal? ¿Hay temor a que el virus llegue?

El tema del coronavirus es muy heavy. Al hablar con nuestras familias, y ver la tele, estamos igual de enterados que ustedes que están afuera. En todos los penales hay contagiados de coronavirus, el tema es que los medios no lo pueden decir. La situación es tensa, ahora no podés estudiar, ni trabajar, ni hacer nada. Sólo podemos jugar a la pelota, jugamos casi todos los días. Y es heavy porque no hay distanciamiento social. Al estar todos los penales superpoblados, no hay ningún tipo de distanciamiento.  Además, ponele que voy a jugar a la cancha de 5, me veo capaz con 1000 presos. Y si voy a la cancha de 11 me cruzo con 3000 presos capaz. No se cumple con nada.

 

Me decís que no hay distanciamiento social, pero, ¿tienen algún tipo de cuidado higiénico? ¿Hay barbijos, guantes o algún elemento que los proteja del posible contagio? 

¿Higiene? Cero. Podés tener algo si es que tu familia te trae, sino el penal no te da absolutamente nada. Todo muy heavy, la salud y la sanidad. Nunca hay medicamentos. Nunca. No hay nada. Si te cortás o algo, te dan una gasa y te dicen que te traiga algo tu familia. Es todo turbio, feo, áspero, jodido, jugado, es una situación de mierda. Yo trato de ser positivo, pero es una situación de mierda.

 

Desde que se inició la cuarentena, ¿ustedes tuvieron algún tipo de chequeo médico? ¿algún control?

Y mirá, los tests llegaron hace poquito, y ni se si en realidad llegaron al penal. Si a mí me llega a agarrar algún síntoma, entre que me dan bola y me atienden, olvidate. Sanidad no está atendiendo desde que está lo del coronavirus. Una vez que estoy contagiado, ya contagio al resto. En este penal hay muertes y no le quieren dar el cuerpo a la familia porque no saben si tienen coronavirus o no. Acá los mismos presos de carpintería hacen los cajones, de madera. Es muy turbio. De verdad que es turbio. Y si saben que es coronavirus tampoco se lo quieren contar a los presos así no se desesperan.

 

En el penal mendocino Boulogne Sur Mer y en el penal El Borbollón hubo huelga de hambre. En la cárcel de Villa Devoto hicieron un motín. Todos fueron en reclamo por las condiciones carcelarias en las que se encuentran frente al coronavirus. ¿Qué pensás de todo esto? ¿Ustedes hicieron algún tipo de reclamo?

Nosotros venimos haciendo huelgas pacíficas desde el año pasado, sin violencia, porque estamos en un país democrático. Afuera cuando se quiere reclamar se va al Congreso, o a Plaza de Mayo. Nosotros queríamos hacer algo así, sin violencia. Nosotros no queremos agredir. Pero también te demuestran que al final sin violencia no se consigue nada. Como en el motín de Varela o el de Devoto, que para que les den una respuesta tuvieron que usar la violencia. Y es tristísimo. La verdad que es tristísimo.

 

¿Cómo ves el tema de la superpoblación?

La superpoblación es heavy, siguen bajando preventivas y llenan los penales. En Dolores, en la celda de población viven tres donde deberían vivir dos. En la de hermanitos (pabellón evangelista), viven hasta seis o siete en una sola celda. Es muy impresionante.

 

La Cámara Federal de Casación Penal, en línea con la OMS, sugirió medidas alternativas al encierro, como la prisión domiciliaria provisoria para afrontar la situación actual del coronavirus. Esta medida está hecha principalmente para aquellos que no cumplen penas por delitos graves y que, por edad o por problemas de salud, tienen que ser incluidos en los grupos de riesgo de contagio.¿Qué pensás de esto? ¿Creés que hay que concederles la prisión domiciliaria a algunos presos? ¿Hay detenidos que tenían el beneficio de la prisión domiciliaria y no se las están otorgando?

Nosotros pedimos que revean los casos, no pretendemos que larguen condenados por violación o violencia de género. Los que están por tentativa de homicidio, o robo sin violencia, deberían largarlos. Hay gente que está detenida tal vez por matar a alguien en un accidente automotriz. Y como no tuvo plata para pagar un buen abogado, está acá adentro ahora.

Nosotros sabemos que si acá se contagia uno, se van a contagiar todos. Si alguien del servicio tiene coronavirus, se lo lleva a ustedes, a los de afuera. Y ya hay casos en el servicio. Por eso se pedían los arrestos domiciliarios para gente mayor de 64 años, personas de alto riesgo, que tengan HIV, que son insulino-dependientes, con tuberculosis, problemas pulmonares y personas que ya tienen el beneficio de la condicional, pero que están retrasados porque los juzgados no atienden. Casi ninguno atiende y los juzgados trabajan muy lento.

¿Cómo crees que va a terminar esta situación?

No sabemos cómo va a terminar esto. No sabemos si es preferible que se contagien todos para generar anticuerpos o que estén en las casas. No sabemos nada de lo que va a pasar. Acá, los motines de Sierra Chica siempre fueron pesados. Si hay acá, creo que va a haber muertos. No quiero que haya un motín, pero la situación está muy caldeada. Mucho mal humor. Muy tenso el ambiente. Es muy preocupante.

LABORATORIO DE ESTUDIOS SOCIALES Y CULTURALES  -  lesyc@unq.edu.ar

  • Facebook - White Circle
  • Blanco Icono de Instagram
  • Twitter Icono blanco